EXP. N. 152-98-AA/TC

UCAYALI

HELI PÉREZ TUESTA

 

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los diecinueve días del mes de marzo de mil novecientos noventa y nueve, reunido el Tribunal Constitucional en sesión de Pleno Jurisdiccional, con asistencia de los señores Magistrados: Acosta Sánchez, Presidente; Díaz Valverde, Vicepresidente; Nugent y García Marcelo, pronuncia sentencia:

ASUNTO:

Recurso Extraordinario interpuesto por don Heli Pérez Tuesta contra la Resolución expedida por la Sala Mixta de la Corte Superior de Justicia de Ucayali, su fecha catorce de octubre de mil novecientos noventa y siete, que declaró improcedente la Acción de Amparo.

ANTECEDENTES:

Don Heli Pérez Tuesta interpone Acción de Amparo contra el Alcalde de la Municipalidad Distrital de Masisea, don Raúl Marden Contreras Ramírez, con el propósito de que se declare inaplicable a su caso la Resolución de Alcaldía N. 013-97-MDM que dispuso su cese por causal de excedencia. Refiere que el cese es arbitrario porque el proceso de evaluación a que fue sometido se ejecutó el año mil novecientos noventa y siete, cuando ya no estaba vigente la Ley N. 26553 de Presupuesto del Sector Público para el año 1996, la misma que en su Octava Disposición Transitoria y Final incluyó a los gobiernos locales dentro de los alcances del Decreto Ley N. 26093; que el cese se ejecutó antes que la resolución cuestionada entre en vigencia; que se ha conculcado su derecho al trabajo.

La Municipalidad demandada, representada por su apoderado don Carlos Solsol Acosta, absuelve el trámite de contestación de la demanda, solicitando se la declare infundada. Señala que el demandante no ha cumplido con agotar la vía administrativa.

El Juzgado Laboral de Coronel Portillo emite sentencia declarando improcedente la demanda, señalando que la Acción de Amparo no es la vía idónea para resolver la presente causa sino la contencioso-administrativa.

Interpuesto Recurso de Apelación, la Sala Mixta de la Corte Superior de Justicia de Ucayali, confirma la apelada, por estimar igualmente que la vía idónea para ventilar la materia controvertida es la contencioso-administrativa. Contra esta resolución, el demandante interpone Recurso Extraordinario.

FUNDAMENTOS:

  1. Que este Tribunal Constitucional ha señalado en reiteradas ejecutorias, que se puede acudir al amparo en defensa de los derechos constitucionales, exista o no una vía ordinaria ad hoc, dado que este proceso constitucional no tiene, en nuestro ordenamiento jurídico, carácter subsidiario ni residual; la ley procesal constitucional impone sí, que para que el Juez Constitucional pueda entrar a conocer del fondo de la pretensión, la dilucidación de la controversia no requiera de la actuación de pruebas por las partes, toda vez que, según lo estipula el artículo 13 de la Ley N. 25398, en este proceso no existe etapa probatoria. En tal virtud, la resolución venida en grado incurre en error al señalar que la Acción de Amparo no es la vía idónea para ventilar la presente causa.
  2. Que el objeto de la presente Acción de Amparo se circunscribe a que se declare inaplicable al caso del demandante la Resolución de Alcaldía N. 013-97-MDM, que dispuso su cese por causal de excedencia; contra esta resolución, el demandante interpuso Recurso de Apelación el diecisiete de marzo de mil novecientos noventa y siete, el mismo que no fue resuelto por la Municipalidad demandada dentro del plazo de ley, produciéndose el silencio administrativo negativo y agotándose con ello la vía administrativa.
  3. Que el Decreto Ley N. 26093 dispone que los titulares de los ministerios y de las instituciones públicas descentralizadas deberán cumplir con efectuar semestralmente programas de evaluación de personal, de acuerdo con las normas que para tal efecto se establezcan, permitiendo el cese por causal de excedencia de aquellos servidores que hayan sido desaprobados.
  4. Que la Octava Disposición Transitoria y Final de la Ley N. 26553, Ley de Presupuesto del Sector Público para el año 1996, incluyó dentro de los alcances del referido Decreto Ley a los gobiernos locales; que, teniendo la Ley de Presupuesto un período de vigencia anual, que coincide con el año calendario, debe entenderse que la competencia de los gobiernos locales para ejecutar procesos de evaluación de personal y, como consecuencia de ello, la facultad de disponer el cese por causal de excedencia de sus servidores, se circunscribe únicamente al año mil novecientos noventa y seis.
  5. Que, como se desprende del cronograma de fojas sesenta y cuatro, el proceso de evaluación de personal que se cuestiona en la presente causa se ejecutó entre el dieciocho y el veintisiete de febrero de mil novecientos noventa y siete, y la resolución que dispuso el cese por causal de excedencia del demandante fue expedida el veintiocho del mismo mes y año, esto es, fuera del plazo de vigencia de la Ley N. 26553, vulnerándose su derecho al debido proceso.
  6. Que la remuneración es la contraprestación por el trabajo efectivamente realizado, situación que no se ha dado en el presente caso durante el tiempo no laborado por razón del cese, por lo que no corresponde disponer el reintegro solicitado.

Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, en uso de las atribuciones que le confieren la Constitución Política del Estado y su Ley Orgánica;

FALLA:

REVOCANDO la Resolución expedida por la Sala Mixta de la Corte Superior de Justicia de Ucayali, de fojas ciento ochenta y ocho, su fecha catorce de octubre de mil novecientos noventa y siete, que confirmando la apelada declaró improcedente la Acción de Amparo; reformándola, la declara FUNDADA; en consecuencia, inaplicable al demandante la Resolución de Alcaldía N. 013-97-MDM de fecha veintiocho de febrero de mil novecientos noventa y siete, debiendo la demanda reponerlo en su puesto de trabajo o en otro de igual nivel; sin el pago de las remuneraciones dejadas de percibir por razón del cese. Dispone la notificación a las partes, su publicación en el diario oficial El Peruano y la devolución de los actuados.

SS.

ACOSTA SÁNCHEZ

DÍAZ VALVERDE

NUGENT

GARCÍA MARCELO

CCL