EXP N° 382-96-AA/TC

LIMA

FELIX ESCALANTE MARTINEZ.

 

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL.

 

En Lima, a los veintiún días del mes de diciembre de mil novecientos noventa y ocho, reunido el Tribunal Constitucional en sesión de Pleno Jurisdiccional, con asistencia de los señores Magistrados: Acosta Sánchez, Presidente; Díaz Valverde, Vicepresidente; Nugent; y García Marcelo, pronuncia sentencia:

 

ASUNTO:

Recurso Extraordinario que formula don Félix Escalante Martínez contra la resolución expedida por la Sala de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema de Justicia de la República, de fojas treinta y cuatro del cuaderno de Nulidad, su fecha nueve de mayo de mil novecientos noventa y seis, que declara No Haber Nulidad en la sentencia de vista que declara improcedente la Acción de Amparo.

 

ANTECEDENTES:

Don Félix Escalante Martínez, con fecha doce de julio de mil novecientos noventa y cuatro, interpone demanda de Acción de Amparo contra la Marina de Guerra del Perú, solicitando que se deje sin efecto la Resolución N° 0529-93-CGMG y se le restituya a la situación de actividad como miembro de la Marina de Guerra del Perú; se suspenda el juicio abierto contra su persona por delito de desobediencia seguido ante el Primer Juzgado de Instrucción Permanente de la Zona Judicial de la Marina, así como, se ordene a la demandada suspenda la amenaza de iniciarle un proceso judicial por la supuesta comisión del delito de falsedad ante la misma Zona Judicial. Indica que el día nueve de setiembre de mil novecientos noventa y dos se encontraba participando en una Asamblea General de su comunidad, en forma pacífica, habiendo sido intervenidos por efectivos del Ejército Peruano, deteniéndose a veinte personas, muchas de las cuales fueron dejadas en libertad antes de llegar a la Base Militar del Rímac, donde fue sometida a maltratos físicos. Acto seguido, se remitió a su ex institución, la Marina de Guerra del Perú, la Nota de Información N° 162-B-1, donde se le pretende vincular con grupos paramilitares y por haber participado en actos antisociales, el mismo que generó que se le abriera una investigación que conllevó a que se le aplicara la sanción de pase a la situación de retiro por medida disciplinaria. Finaliza sosteniendo que dicha sanción es arbitraria, toda vez que se sustenta en hechos falsos, y porque se apoya en un supuesto antecedente personal de desobediencia, el cual quedó resuelto en julio de mil novecientos noventa al haber sido condenado a la medida de arresto simple sin pago de reparación civil, la misma que al ser cumplida opera la rehabilitación automática, por lo que no puede constituir antecedente alguno.

 

El Procurador Público del Ministerio de Defensa a cargo de los Asuntos Judiciales de la Marina de Guerra del Perú contesta la demanda solicitando que la misma sea declarada improcedente, por considerar que el demandante no ha precisado los derechos constitucionales supuestamente vulnerados, y porque el demandante, de conformidad con el artículo 57° del Decreto Supremo N° 03-82-CCFA, fue pasado a la condición de retiro por medida disciplinaria por haber incurrido en falta grave contra el buen servicio y decoro militar, al haber participado en una asamblea en un asentamiento humano, encontrándose en dicha reunión varios sujetos con referencia de haber participado en acciones subversivas; y al ser intervenido, se le encontró un revólver que no se encontraba registrado y que no contaba con la licencia correspondiente, incurriendo en un ilícito penal. Por tal motivo, fue sometido a la Junta de Investigación Permanente para el Personal Subalterno de la Dirección General del Personal, según Acta N° 34-93 del once de mayo de mil novecientos noventa y tres, donde el demandante ejerció su derecho de defensa, no habiendo desvirtuado los cargos que se le atribuían, motivo por el cual la indicada Junta recomendó se aplicara al demandante la medida disciplinaria ya mencionada.

 

La Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, con fecha veintiuno de abril de mil novecientos noventa y cinco, a fojas doscientos setenta y cuatro, declara improcedente la demanda por estimar que respecto al extremo referido a la nulidad de la resolución de la Comandancia General de la Marina de Guerra del Perú por la cual se resuelve pasar al demandante a la situación de retiro por medida disciplinaria, es de advertirse que el demandante ha tramitado similar acción, conforme consta a fojas ciento cincuenta y dos; que respecto al extremo de que se deje sin efecto la instrucción abierta en el Fuero Privativo por delito de desobediencia por haber sido ya juzgado anteriormente, ello no está debidamente acreditado en autos; y, finalmente, porque dicho Fuero puede iniciar procesos penales al demandante con posterioridad a su cese si los delitos fueron cometidos en ejercicio de su función.

 

La Sala de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema de Justicia de la República, a fojas treinta y cuatro del cuaderno de nulidad, declara No Haber Nulidad en la sentencia de vista que declara improcedente la Acción de Amparo, por los fundamentos que contiene la apelada. Contra esta resolución, el demandante interpone Recurso Extraordinario.

 

FUNDAMENTOS:

1.      Que, de conformidad con lo establecido por el artículo 1º de la Ley Nº 23506, de  Hábeas Corpus y Amparo, las acciones de garantía tienen por objeto el reponer las cosas al estado anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho constitucional.

2.  Que, de conformidad con el artículo 8° de la Ley antes citada, la resolución final recaída en los procesos de acciones de garantía de Hábeas Corpus y Amparo, constituye cosa juzgada únicamente si es favorable al demandante.

3. Que, mediante Resolución de la Comandancia General de la Marina de Guerra del Perú N° 0529-93-CGMG de fecha quince de junio de mil novecientos noventa y tres, se resuelve pasar al demandante a la situación de retiro por medida disciplinaria. Al respecto, cabe señalar que conforme está acreditado en autos, contra la citada resolución el demandante ha interpuesto una acción contencioso-administrativa, incurriendo de esta manera en la causal de improcedencia prevista en el inciso 3) del artículo 6° de la Ley N° 23506.

4. Que, respecto al extremo del petitorio en que se solicita se deje sin efecto la instrucción que se le ha abierto en el Fuero correspondiente por delito de desobediencia, en razón de que ya habría sido juzgado anteriormente, cabe señalar que no está acreditado en autos que dicho juzgamiento, materia del Expediente N° 269-94 seguido por ante el Primer Juzgado de Instrucción Permanente - Zona Judicial de la Marina de Guerra del Perú, conforme se advierte de fojas cincuenta y nueve, haya sido por la comisión de los mismos hechos delictivos que ya fueron resueltos en otro proceso penal. Al respecto cabe agregar que tratándose de un proceso judicial en trámite, de conformidad con el artículo 10° de la Ley N° 25398, las anomalías que pudieran cometerse dentro de un proceso regular, deberán ventilarse y resolverse dentro del mismo proceso, mediante el ejercicio de los recursos que establecen las normas procesales específicas.

5.  Que, en relación al extremo en que se solicita se suspenda la amenaza de que se inicie al demandante un proceso judicial por supuesta comisión de delito de falsedad, por ante la Zona Judicial de la Marina de Guerra del Perú, resulta pertinente precisar que el Fuero Militar puede iniciar contra el demandante un proceso punitivo con posterioridad a la fecha de su cese, en la medida que se trate de un delito de función, no pudiendo constituir el sólo hecho de su iniciación una vulneración de derecho constitucional alguno, máxime si en ese eventual proceso el demandante pudiese hacer uso de los recursos que le otorga la ley.

6. Que, en consecuencia, en el presente proceso constitucional no se ha acreditado vulneración de ningún derecho constitucional del demandante.

 

      Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, en uso de las atribuciones que le confieren la Constitución Política del Estado y su Ley Orgánica;

 

FALLA :

 

CONFIRMANDO la resolución expedida por la Sala de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema de Justicia de la República, de fojas treinta y cuatro, su fecha nueve de mayo de mil novecientos noventa y seis, que declaró No Haber Nulidad en la sentencia de vista que declaró IMPROCEDENTE la Acción de Amparo. Dispone la notificación a las partes, su publicación en el diario oficial El Peruano y la devolución de los actuados.

 

SS.

 

ACOSTA SÁNCHEZ,

DÍAZ VALVERDE,

NUGENT,

GARCÍA MARCELO.   

 

AAM