EXP. N.° 1614-2003-AA/TC

AREQUIPA

JULIO CÉSAR NÚÑEZ REYMER

 

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

 

En Lima, a los 28 días del mes de enero de 2004, la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, integrada por los señores magistrados Alva Orlandini, Presidente;  Revoredo Marsano  y  García Toma, pronuncia la siguiente sentencia

 

ASUNTO

 

Recurso extraordinario interpuesto por don Julio César Núñez Reymer contra la sentencia de la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, de fojas 212, su fecha 16 de mayo de 2003, que declaró improcedente la acción de amparo de autos.

 

ANTECEDENTES

 

Con fecha 24 de abril de 2002, el recurrente interpone acción de amparo contra la Municipalidad Provincial de Caylloma, para que se declaren inaplicables a su caso las Resoluciones N.os 012-2002-MPC-CHIVAY y 024-2002-MPC-CHIVAY, por atentar contra sus derechos de propiedad, al trabajo, al desarrollo y a la libertad de empresa; y que, en consecuencia, se disponga que la Municipalidad de Chivay le otorgue la licencia de construcción del cerco perimétrico de su inmueble Hotel Rumi Llaqta. Afirma que por necesidad de protección y seguridad en su inmueble solicitó, el 25 de enero de 2002, licencia para la construcción del cerco perimétrico, lo que le fue denegado con fecha 6 de febrero de 2002, mediante la Resolución N.° 012-2002-MPC-CHIVAY, por no haberse realizado la inspección ocular; no haberse determinado el monto de dicho cerco perimétrico, y por existir un proceso judicial de interdicto de retener; agregando que ha cumplido los requisitos que establece el TUPA de la emplazada, por lo que se le debería otorgar dicha licencia.

 

La emplazada alega que al haberse construido el cerco perimétrico sin licencia municipal, se procedió a su destrucción; y que, ante ello, el recurrente inició un proceso de interdicto de retener que aún no ha concluido; añadiendo que la acción de amparo no es la vía idónea para determinar el derecho pretendido por el recurrente.

 

            El Juzgado Mixto de Caylloma, con fecha 5 de julio de 2002, declaró fundada la demanda, por estimar que la construcción del cerco perimétrico del inmueble es necesaria para la protección de la inversión y la seguridad de sus trabajadores; que el recurrente ha cumplido las exigencias del TUPA de la emplazada, y que el proceso judicial que se sigue  versa sobre otro derecho.

 

La recurrida, revocando la apelada, declaró improcedente la demanda, considerando que con relación a la destrucción del cerco perimétrico, actualmente se sigue un proceso de interdicto de retener tramitado ante el mismo juzgado y entre las mismas partes.

 

FUNDAMENTOS

 

1.              El objeto de la presente demanda es determinar si las Resoluciones N.os 024-2002-MPC-CHIVAY y 012-2002-MPC-CHIVAY, que le denegaron al demandante el otorgamiento de licencia de cerco perimétrico, contravienen los derechos fundamentales de propiedad, al trabajo, al desarrollo y a la libertad de empresa. En el presente caso, conforme aparece de fojas 143 a 198, existe un proceso judicial sobre interdicto de retener presentado ante el mismo juzgado y entre las mismas partes, el cual todavía se encuentra en trámite.

 

2.              Al existir un proceso pendiente, en el cual se determinará si la demolición del cerco materia de la controversia estuvo arreglada a ley o no, primero deberá resolverse el conflicto en la vía señalada, para luego determinar si efectivamente procede otorgar la licencia solicitada por el recurrente.

 

Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, en uso de las atribuciones que le confieren la Constitución Política del Perú y su Ley Orgánica,

 

FALLA

REVOCANDO la recurrida que, revocando la apelada, declaró improcedente la acción de amparo y, reformándola, la declara INFUNDADA. Dispone la notificación a las partes, su publicación conforme a ley  y la devolución de los actuados.

 

SS.

 
ALVA ORLANDINI

REVOREDO MARSANO

GARCÍA TOMA