EXP. N.º 9406-2006-PA/TC

HUÁNUCO

ROLFE MIRANDA

GENOVEZ

 

 

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

 

Lima, 11 de enero de 2007

 

 

VISTO

 

El recurso de agravio constitucional interpuesto por don Rolfe Miranda Genovez contra la resolución de la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, de fojas 157, su fecha 25 de setiembre de 2006, que declara fundada la excepción de falta de agotamiento de la vía administrativa, nulo todo lo actuado y concluido el proceso; y,

 

 

ATENDIENDO A

 

1.      Que, con fecha 4 de abril de 2006, el recurrente interpone demanda de amparo contra el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA), con el objeto de que disponga a éste que le devuelva 259 piezas de madera aserrada, que, como sanción, se impuso en el artículo 2º de la Resolución Administrativa N 017-2006-INRENA-ATFFS-Tingo María, la cual fue confirmada por la Resolución Administrativa N.º 022-2006-INRENA-IFFS-ATFFS-TM. Afirma que las referidas piezas son de propiedad de la Asociación que representa (APALMA Paraíso) dado que fueron hurtadas del terreno del que aquélla es posesionaria y que, por ello, el mencionado decomiso la lesiona en su derecho de propiedad.

 

2.      Que de conformidad con el artículo 5, inciso 2, del Código Procesal Constitucional, los procesos constitucionales son improcedentes cuando “Existan vías procedimentales específicas, igualmente satisfactorias, para la protección del derecho constitucional amenazado o vulnerado (…)”. Este Colegiado ha interpretado esta disposición en el sentido de que el proceso de amparo “(...) ha sido concebido para atender requerimientos de urgencia que tienen que ver con la afectación de derechos directamente comprendidos dentro de la calificación de fundamentales por la Constitución Política del Perú. Por ello, si hay una vía efectiva para el tratamiento de la temática propuesta por el demandante, esta no es la excepcional del Amparo que, como se dijo, constituye un mecanismo extraordinario”. (Exp. N.° 4196-2004-AA/TC, fundamento 6, cursiva en la presente Resolución). Recientemente, ha sostenido que “(...) solo en los casos en que tales vías ordinarias no sean idóneas, satisfactorias o eficaces para la cautela del derecho, o por la necesidad de protección urgente, o en situaciones especiales que han de ser analizadas, caso por caso, por los jueces, será posible acudir a la vía extraordinaria del amparo (…)” (Exp. N.º 0206-2005-PA/TC, fundamento 6). En consecuencia, si el demandante dispone de un proceso que tiene también la finalidad tuitiva de protección del derecho constitucional presuntamente lesionado y es igualmente idóneo para tal fin, debe acudir a él.

 

3.      Que en el presente caso los actos presuntamente lesivos están contenidos en las Resoluciones Administrativas N 017-2006-INRENA-ATFFS-Tingo María y N.º 022-2006-INRENA-IFFS-ATFFS-TM, los cuales pueden ser cuestionados a través del proceso contencioso-administrativo establecido en la Ley N.º 27584. Dicho procedimiento constituye una “vía procedimental específica” para la remoción del presunto acto lesivo de los derechos constitucionales invocados en la demanda a través de la declaración de invalidez de dichos actos administrativos y, a la vez, resulta también una vía “igualmente satisfactoria”, respecto al “mecanismo extraordinario” del amparo (Exp. N.° 4196-2004-AA/TC, fundamento 6). En consecuencia, la controversia planteada en la demanda debe ser dilucidada a través del proceso contencioso-administrativo, y no a través del proceso de amparo.

 

4.      Que tal conclusión deviene mucho más aún necesaria dada la necesidad de una etapa probatoria a efectos de esclarecer la controversia que plantea el presente proceso, consistente en determinar si las piezas de madera son o no de propiedad de la Asociación, cuestión que no puede dilucidarse en el proceso constitucional de amparo, por carecer éste de estación probatoria.

 

5.      Que en supuestos como el presente, donde se estima improcedente la demanda de amparo por existir una vía específica igualmente satisfactoria, el Tribunal tiene establecido en su jurisprudencia (Exp. N.º 2802-2005-PA/TC, fundamentos 16 y 17) que el expediente debe ser devuelto al juzgado de origen para que lo admita como proceso contencioso-administrativo, de ser el órgano jurisdiccional competente, o para que lo remita al indicado para su conocimiento. Una vez avocado el proceso por el juez competente, de acuerdo al mismo precedente (Exp. N.º 2802-2005-PA/TC, fundamento 17), este deberá observar, las reglas procesales para la etapa postulatoria establecidas en los fundamentos 53 a 58 de la Sentencia de este Tribunal recaída en el Exp. N.º 1417-2005-PA/TC, publicada en El Peruano el 12 de julio de 2005.

 

Por estas consideraciones, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú

 

RESUELVE

 

1.      Declarar IMPROCEDENTE la demanda de amparo.

 

2.      Ordenar la remisión del expediente al juzgado de origen para que proceda conforme se dispone en los considerandos 3 y 5, supra.

 

Publíquese y notifíquese.

 

 

SS.

 

GONZALES OJEDA

VERGARA GOTELLI

GARCÍA TOMA