Notas de prensa

- julio 30, 2015

EL DOCTOR OSCAR URVIOLA HANI JURAMENTÓ COMO NUEVO PRESIDENTE DEL TC EN EL MARCO DE LA APERTURA DEL AÑO JURISDICCIONAL CONSTITUCIONAL

El doctor Oscar Urviola Hani juramentó hoy como nuevo presidente del Tribunal Constitucional en el marco de la ceremonia de apertura del año jurisdiccional constitucional al cual asistieron el presidente de la República, Ollanta Humala Tasso así como los presidentes del Congreso, Víctor Isla Rojas y del Poder Judicial, Enrique Mendoza Ramírez. En el acto también prestaron juramento los doctores Juan Vergara Gotelli como Vicepresidente y Gerardo Eto Cruz como director general del Centro de Estudios Constitucionales.

Durante su discurso, el flamante titular del TC habló sobre la legitimidad del actual pleno del Tribunal Constitucional y dijo que aún cuando el mandato de seis magistrados ha vencido, tienen la responsabilidad, porque así lo manda la Constitución, de expedir sentencias en los casos que conozcan en el cumplimiento de sus funciones, sin limitación alguna.

Esta precisión la hizo tras responder a algunas voces que consideran que la resolución de lo que se juzga arbitrariamente como casos emblemáticos se debe postergar hasta que asuman los nuevos magistrados. Asimismo, recordó que por falta de consenso, el Congreso de la República no ha cumplido con elegir a los nuevos magistrados.

“La Constitución señala que es un principio de la función jurisdiccional el de no dejar de administrar justicia por vacío o deficiencia de la ley, debo hacer notar que el Estado Constitucional y Democrático de Derecho se debilita ante esta suerte de campaña de deslegitimación en la que se incurre -bien o mal intencionada, pero al fin y al cabo deslegitimadora- que afecta a las instituciones del sistema democrático y que hace recordar experiencias nefastas del pasado vinculadas a ataques sistemáticos contra los tribunales de justicia que no debemos permitir”, indicó.

Agregó que esta reflexión no debe ser interpretada como un intento por blindar a nuestra institución de la necesaria fiscalización y crítica a la que está expuesta, sino como una exhortación respetuosa a la ciudadanía a respetar las reglas del Estado de Derecho.

Por otro lado, el doctor Urviola planteó la conveniencia de ampliar el mandato de los magistrados del TC de cinco a siete años, pues en otras legislaciones como la alemana el mandato es de doce años o la española y chilena que tiene una duración en el cargo de nueves años o la colombiana que dura ocho años. Aclaró que esta propuesta no sería aplicable a los actuales magistrados. Además dijo que esta reforma debe estar acompañada por otra que permita la ampliación del número de magistrados de siete a nueve con lo cual se reduciría la cuota de poder que los asiste, la renovación por tercios y la posibilidad de la reelección, como estaba previsto en la Constitución de 1979.

Modelo arequipeño
Consideró igualmente necesario que se revise la forma cómo se proponen ante el Congreso de la República a los candidatos para magistrado del Tribunal Constitucional y a fin de preservar su necesaria independencia política, propuso lo que denominó el “modelo arequipeño”, esto es que los candidatos provengan de propuestas institucionales y no de partidos políticos, pues estos serán los que a través de sus representantes ante el Congreso procederán a elegirlos.

Respecto a la sede del TC dijo que la Ley Orgánica establece que la sede del Tribunal Constitucional está ubicada en Arequipa y una sentencia recaída en un proceso de inconstitucionalidad así lo corrobora (Exp. 0013-2010-PI/TC). Sin embargo, la citada Ley Orgánica prevé que se pueda contar con sedes en otras regiones del país en atención al volumen de causas ingresadas. En ese sentido, dijo que la sede de Arequipa será el escenario exclusivo de las audiencias públicas en que se discuten los procesos de inconstitucionalidad y los conflictos competenciales, además de los procesos de amparo, hábeas corpus, hábeas data y acciones de cumplimiento que provienen de la macro-región sur.

“El propósito que nos debe animar es acercar el servicio público de justicia a todos los peruanos y es por ello que haremos las tratativas necesarias para que los procesos constitucionales de la libertad que provengan del norte del país puedan ser conocidos allá, tal como hacemos con el sur”, señaló.

Los deberes fundamentales de las personas
Urviola sostuvo que los deberes fundamentales están presentes no sólo en el momento de ejercer nuestros derechos, sino que impregnan los distintos ámbitos de nuestras vidas: como profesionales, como padres de familia, como jueces, como funcionarios públicos, como docentes, como ciudadanos. En cada uno de estos ámbitos debemos cumplir a cabalidad nuestros deberes fundamentales, tanto aquellos que se derivan de la Constitución y de las leyes, como aquéllos que surgen de los principios y valores éticos de una sociedad democrática y solidaria.

Un Estado constitucional no puede construirse sólidamente cuando solo toma en cuenta el lado de los derechos fundamentales, porque ello exige mucho del Estado y de los otros, pero poco o nada de nosotros mismos. Y es que como enseña el profesor Peter Häberle, el Estado constitucional "convierte a la democracia pluralista en la forma de Estado con rostro humano. Sin embargo, no libera de ninguna manera a los seres humanos de ciertas exigencias éticas respecto a sus deberes, o incluso obligaciones fundamentales".

Sobre la relación con la prensa, dijo que necesitamos que en la construcción de una imagen de justicia equitativa para todos, nos acompañe el esfuerzo fiscalizador de los medios de comunicación. El derecho a la crítica de las resoluciones judiciales está reconocido en la Constitución y nosotros, como integrantes del órgano llamado a defender su supremacía, debemos cautelar por su cabal ejercicio. “No aspiramos a una prensa complaciente, pues ese no es su rol, pero sí confiamos en que ofrezcan una visión plural e informada al público, donde esté presente, al lado de la posición de nuestros críticos, la posición del Tribunal Constitucional.

Relación con otros poderes del Estado
El presidente del TC señaló que no debería causar zozobra el hecho de que existan conflictos entre poderes y consideró por el contrario, que son saludables para un régimen democrático, al que debe ser ajena toda práctica de complacencia entre poderes, que es más propia de regímenes autócratas o francamente despóticos. En ese sentido, invitó a las autoridades presentes a adoptar una metodología común en caso se produzcan desavenencias entre las instituciones que representan, sin perjuicio de la independencia de sus fueros.

“La idea es que ante algún pronunciamiento que se considere perjudicial para sus intereses, apostemos por el diálogo personal como primera instancia, y nos esforcemos por dejar esa práctica de hablar a través de la prensa, y no porque de por sí la considere como nociva, sino porque pienso que la democracia se fortalecerá cuando sus autoridades prioricen el contacto personal y, sólo en caso de comprobar que subsisten sus diferencias, proceder a encauzarlas por los mecanismos correspondientes”, precisó.

También destacó el histórico voto suscrito por los magistrados Aguirre Roca, Rey Terry y Revoredo Marsano que declaró inaplicable la denominada ley de interpretación auténtica que permitía la re-reelección del entonces presidente Fujimori en las elecciones del año 2000. Dijo que dicha resolución está ubicada en una urna de cristal que se ubica en el descanso de las escaleras de ingreso al local del TC.

“Dicha urna en la entrada del Tribunal Constitucional simboliza el compromiso que asumimos de mantenernos leales a la Constitución, como guardianes del poder constituyente, sin ceder a la tentación de sacrificar la independencia y autonomía institucional para complacer a quien ejerce el poder en el Ejecutivo o a quien goza de mayoría parlamentaria en el Legislativo, sabiendo incluso que el cumplimiento de nuestro deber nos expone a circunstancias difíciles, como una eventual destitución arbitraria, la que estoy seguro nunca más se repetirá”, puntualizó.

Al inicio de la ceremonia, el presidente saliente doctor Ernesto Álvarez Miranda hizo un breve recuento de su gestión, refiriendo que al cierre del presente ejercicio han sido expedidas 4,176 resoluciones superando la meta programa de cuatro mil. Recordó que los asesores jurisdiccionales han sido institucionalmente revalorizados, que ante complejos problemas políticos este Pleno ha elaborado interesantes soluciones jurídicas, por lo que le enorgullece haber presidido el Tribunal Constitucional.

La ceremonia contó además con la presencia de los magistrados del TC Carlos Mesía Ramírez y Ricardo Beaumont Callirgos. Asimismo, asistieron congresistas, ministros de Estado, autoridades de los órganos autónomos, supremos, fiscales, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, ex magistrados del TC, juristas y personalidades políticas y académicas.

Lima, 03 de enero de 2013

Discurso del magistrado Oscar Urviola Hani en la Ceremonia de Juramentación del cargo de Presidente del Tribunal Constitucional

Discurso del magistrado Ernesto Álvarez Miranda en la Ceremonia de Juramentación del magistrado Oscar Urviola Hani al cargo de Presidente del Tribunal Constitucional