Notas de prensa

- octubre 24, 2016

LA DEMOCRACIA ES UN ANHELO COMPARTIDO POR LAS SOCIEDADES

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Manuel Miranda Canales, inauguró esta mañana la conferencia internacional “Reforma Constitucional y Estabilidad Democrática: La función de los Tribunales Constitucionales”, a la que asisten los presidentes de la Comisión de Venecia y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), Gianni Buquicchio y Roberto Caldas; respectivamente.

En su intervención, Miranda Canales explicó que la actividad académica ha establecido diversas mesas de trabajo y seis ejes temáticos: Estabilidad democrática y reforma constitucional en clave comparada, las reformas constitucionales en el marco de un parlamento en funciones y la labor de los Tribunales Constitucionales y reforma constitucional, justicia constitucional y conflictos entre los poderes.

Del mismo modo, las reformas constitucionales fruto de un proceso de cambio o incluso de ruptura constitucional y el rol de los partidos políticos y las asociaciones de ciudadanos en la reforma constitucional.

Sostuvo que la mayoría de países de América Latina son democracias jóvenes que viven en constante proceso de consolidación institucional y, son precisamente los Tribunales Constitucionales, quienes a través de su función de garantizar el respeto de los derechos fundamentales a la luz de la Constitución, cumplen con la consolidación de este proceso democrático.

Anhelo compartido

Por su parte, Gianni Buquicchio, dijo que la democracia es un anhelo compartido por las sociedades”. La democracia necesita un marco jurídico previo que se lo proporciona la Constitución, que tiene que asegurar la protección de los derechos humanos y un sistema eficaz y equilibrado de reparto de poderes”, anotó.

El presidente de la Comisión de Venecia consideró que una Constitución solo tiene sentido si sus disposiciones son superiores a las de la legislación ordinaria. “Esa es la noble tarea de los Tribunales Constitucionales, la de garantizar que la legislación ordinaria no contradiga la Constitución. El control de la constitucionalidad es un excelente ejemplo de la separación de los poderes y de control mutuo y de la cooperación de los poderes del Estado”.

Precisó que Latinoamérica tiene mucho que enseñar y que contribuir en la construcción de un entendimiento común de la consolidación y la estabilidad democrática. “Es necesario que los jueces constitucionales conozcan las experiencias de los demás países y su jurisprudencia,  y puedan utilizar estas experiencias para ilustrar, convencer , disuadir o persuadir  en sus argumentos jurídicos. Este es nuestro anhelo y nuestra función”, concluyó.

El Tribunal Constitucional peruano fue incorporado a la Comisión de Venecia en el año 2009. Dicha comisión brinda asesoría jurídica, técnica y consultiva a todos los Tribunales Constitucionales del mundo. Agrupa a los Tribunales Constitucionales de Europa.

Lima, 24 de octubre de 2016