Notas de prensa

- junio 22, 2018

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL CONMEMORÓ VIGESIMOSEGUNDO ANIVERSARIO EN CEREMONIA PROTOCOLAR

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Ernesto Blume Fortini, señaló que es imperativo que en el Perú se siga construyendo un Estado Constitucional, porque es una garantía que el país avanza, la sociedad vive en armonía y somos capaces de contribuir al progreso y el bienestar de los ciudadanos. Las palabras las dio durante la ceremonia de aniversario de la institución.

“Fortalecer el Estado Constitucional nos acerca al establecimiento de mejores condiciones de convivencia entre todos los peruanos, especialmente, en las instituciones que emanan de la Constitución”, señaló tras precisar que el Tribunal Constitucional busca garantizar la constitucionalidad de las leyes. Es decir, que toda la legislación que se aprueba sea armoniosa y compatible con la Constitución vigente.

Durante su discurso, Blume Fortini dijo que no se debe aprobar leyes que van contra la letra y el espíritu de la Constitución, porque eso debilita, desestabiliza y genera conflictos que atentan contra el objetivo del desarrollo nacional y el bienestar de la gente.

Pidió que no se judicialice la política, ni se politice la justicia, porque los temas políticos deben resolverse en el ámbito político y no en el judicial. Agregó que la justicia debe apartarse de todo interés político partidario.

“Como presidente del Tribunal Constitucional he asumido la responsabilidad de fundamentar, razonar, explicar y hacer pedagogía, porque considero que el Juez Constitucional tiene que argumentar, explicar, fundamentar ante los ciudadanos las sentencias”, puntualizó.

Sentencia histórica

Por su parte, el vicepresidente del TC Manuel Miranda Canales hizo un comentario sobre la sentencia del caso María Antonia Díaz Cáceres de Tinoco, en la que se reconoce el uso de una lengua nativa como idioma oficial en el territorio en el que esta sea mayoritaria.

Añadió que es digno de destacar que se haya publicado un extracto de la sentencia en quechua, que es el idioma de la demandante y la persona afectada que acudió a la justicia constitucional en busca de tutela. Uno de los factores que determinan una violación de derechos es el desconocimiento de los mismos. 

Miranda indicó que vivimos en un país multicultural y plurilingüe. Dijo que, según cifras proporcionadas por el Ministerio de Cultura, recogidas en la referida sentencia, en el Perú se hablan 47 lenguas. El uso del propio idioma es un medio indispensable para el ejercicio de los derechos fundamentales y para desarrollarse plenamente como persona en todas las facetas.

Recordó que el artículo 48º de la Constitución, establece que son lenguas oficiales en lugares donde predominen, el quechua, el aimara y las demás lenguas aborígenes.

Discurso de orden

La magistrada Marianella Ledesma Narváez tuvo a su cargo el discurso de orden y sostuvo que la Constitución no es una simple hoja de papel, ni un conjunto de oraciones ni tampoco un puro acto político. Dijo que la Constitución es justicia, es protección efectiva de los derechos fundamentales de todos y es equilibrio del poder.

“Cuando no hay justicia, cuando no se protegen eficazmente los derechos fundamentales de todos o cuando no hay equilibrio de poder, no hay Constitución”, enfatizó.

Ledesma manifestó que actuar en función del bien común no implica anular las libertades individuales. Dijo que ambas, las libertades individuales y el bien común, tienen cobijo en nuestra Constitución. Refirió que mientras el artículo 1 de la Constitución establece que la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado, los artículos 3 y 43 de la Constitución identifican al Perú como una “República”.

“Este proceso de armonización entre libertades y bien común constituye uno de los grandes retos del Estado Constitucional. Es, si se quiere, una de esas grandes “alas” que deben guiar a nuestra sociedad. Pero para que esas “alas” puedan volar bien es indispensable partir del reconocimiento de nuestra “raíces”, de nuestra realidad peruana” puntualizó.

En otro momento enumeró algunas sentencias destacadas que ha expedido el Tribunal Constitucional. Mencionó el caso de las hermanas Cieza Fernández, en el que se ha protegido el derecho fundamental a la educación de las personas que se encuentran en extrema pobreza.

Asimismo, el caso Zelada Requelme, donde el TC, resaltando el contexto de una sociedad abierta al pluralismo, protegió el derecho al debido proceso, específicamente el derecho de defensa, en el ámbito de las comunidades campesinas.

También los casos Toledo Manrique donde se ha desarrollado las garantías del derecho fundamental al debido proceso; Huatuco Huatuco, donde se ha desarrollado el derecho de acceso a los cargos públicos en condiciones de igualdad, en especial la exigencia de acceso por méritos al debido proceso que rigen en el ámbito de las comisiones investigadoras del Parlamento.

En la ceremonia participaron los magistrados Ernesto Blume Fortini (presidente), Manuel Miranda Canales (vicepresidente), Carlos Ramos Núñez, Marianella Ledesma Narváez, Eloy Espinosa-Saldaña Barrera y Augusto Ferrero Costa.

Asimismo, asistieron al acto el presidente del JNE, Víctor Ticona; congresistas, jueces supremos, ex magistrados del TC, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, embajadores, militares y otras personalidades.

Lima, 22 de junio de 2018

Oficina de Imagen Institucional

Ver discurso del presidente del Tribunal Constitucional, magistrado Ernesto Blume Fortini