Notas de prensa

- septiembre 1, 2016

ALIANZA ESTRATÉGICA ENTRE EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL Y EL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES

Sus presidentes Manuel Miranda Canales y Francisco Távara Córdova, firman convenio para temas de capacitación, intercambio de información y colaboración tecnológica.

En el marco de la política institucional emprendida por la gestión del doctor Manuel Miranda Canales, como presidente del Tribunal Constitucional, de promover la integración con otras entidades o instituciones a fin de mejorar el desarrollo de sus funciones, suscribió hoy un convenio con el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Francisco Távara Córdova.

El acuerdo está orientado a establecer tareas de colaboración que coadyuven al logro de los fines propios de cada una de las instituciones. A la ceremonia de firma, realizada  en el auditorio central del JNE, ubicado en el centro de Lima, asistieron magistrados y funcionarios de ambas instituciones.

El doctor Miranda Canales explicó que el convenio implica el desarrollo de actividades conjuntas de diversa índole relacionadas a la capacitación, intercambio de información, colaboración tecnológica, entre otros temas de interés común que permitan una mayor eficiencia y cumplimiento de los servicios que ambas prestan dentro del ámbito de sus respectivas competencias institucionales.

Por ejemplo, dijo, la capacitación será en materia electoral y constitucional y se intercambiarán las publicaciones del Fondo editorial del JNE con las del Centro de Estudios Constitucionales del TC. “Para el Tribunal Constitucional es una satisfacción la firma de este convenio dentro del marco de nuestras atribuciones y competencias, que no colisiona con nuestra independencia e imparcialidad”, afirmó.

Agradeció que a través del canal de televisión del JNE, el TC esté difundiendo las labores que realiza y que el público conozca que la gestión institucional a su cargo, busca acercar la justicia constitucional al ciudadano.

Alianza estratégica

Por su parte, el doctor Távara Córdova sostuvo que el convenio constituye una alianza estratégica entre dos instituciones legitimadas al cual hay que darle permanente actividad. “El acuerdo debe tener vida y buen uso, porque hay que trabajar por un Perú y una democracia mejor”, concluyó.

Lima, 1 de setiembre de 2016